MAESTROS Y PAPÁS, TIREMOS PARA EL MISMO LADO.

Por: Verónica González, especialista de Red Familia

¿Te ha pasado que de pronto en la escuela de tus hijos, te informan de algunas cualidades y logros, o tal vez malos comportamientos que te hacen pensar, que están hablando de un niño que no conoces y que no se parece nada a la imagen del niño que tenemos en casa?

Pues de ahí la importancia de que “profesores y papás, tiremos para el mismo lado”.

Tomemos este intercambio de roles temporal, que el confinamiento nos ha obligado a hacer, como una invitación a participar más en la escuela de nuestros chavos y a ser más empáticos con los profesores.

Según el último estudio del IFIE (Instituto de Fomento a la Investigación Educativa), el 95% de los papás opinan que sí participaran más en la escuela de sus hijos, la educación mejoraría.

Es común escuchar quejas de maestros que dicen que los padres vamos y depositamos a nuestros hijos en la escuela y no participamos en ella. Dicen algunos profes, que muchos papás solo vamos a la escuela cuando regañan o castigan a nuestros hijos, y solamente vamos a defender a nuestros polluelos cuando se meten en líos de mala conducta.

También es cierto, que la imagen del profesor que hace no muchos años era muy buena, se ha ensuciado por la conducta de algunos malos maestros. Pero entonces, ¿qué hacemos? ¿seguirnos culpando mutuamente, mientras nuestros hijos nos miran confundidos y asombrados?

Mejor hagamos frente común papás y maestros por el bien de nuestros hijos.
¿Pero cómo lo logramos? Aquí te compartimos 3 recomendaciones:

  1. Evita hablar mal de la escuela o del profesor delante de tus hijos y no enfrentes al profesor frente a ellos, espera un momento y charla de manera serena y respetuosa.
  2.  Los profesores debemos involucrar a los padres en actividades académicas y formativas, y no sólo para los festivales y las colectas.
  3. Fomenta el respeto hacia el profesor en tu hijo.

Para mejorar la educación de nuestros hijos y hacer equipo con los profesores, ¡en la familia está la solución!

Fotografía: Julio Guillermo, participante 5ª. Edición.